jueves, 14 de enero de 2021

Manual de Voleibol. Mi visión de la Táctica. Parte I.

Parece que un manual de voleibol sin capítulos dedicados a la enseñanza de la táctica o la técnica esta como cojo. En el 6.1 Virtudes y Errores. presenté la idea de modelo técnico que iba a segur para cada gesto y con ello completé uno de los aspectos.

En este punto voy a presentar la idea que tengo de la táctica en mis equipos de voleibol, y como progreso con ella en mis equipos de iniciación. No quiere decir que sea una formula infalible, solo es mi modelo.

Os dejo unos apuntes de los profesores José Antonio Santos del Campo y Juan José Molina Martín que desarrollaron para el programa de la RFEVB Pequevoley (pdf).

Voy a seguir su índice contestando aquello que necesito para desarrollar mi modelo.

LA TÁCTICA COLECTIVA 

1 INTRODUCCIÓN. 

Jugar a voleibol no es nada fácil. La principal dificultad radica en ser  un deporte donde no se puede retener el balón en ningún momento, no puedes parar y pensar con la pelota en tu poder, has de decidir durante unas decimas de segundos que opción elegir y ejecutarla (es un juego de rebotes que dice el Profesor Jose Fotia). Bueno, durante el saque podemos apurar hasta los 8 segundos que nos permite el reglamento y con las indicaciones de nuestro entrenador y nuestra habilidad poder tomar la mejor de las decisiones.

Es por esta circunstancia que la componente táctica cobra importancia en nuestro juego, hemos de diseñar un modelo que nos permita interpretarlo con el menor tiempo posible y con la mayor de las precisiones.

Además es distinto tener en tu poder el saque (complejo KII) o no tenerlo (complejo KI), para lo bueno como para lo malo ( equipos en iniciación con un saque muy deficiente). Pero hemos de comprender que la única forma de tomar ventaja en el marcador es teniendo el saque.

Todos sabéis que en el voleibol los jugadores rotan en el sentido horario pasando todos por todas las zonas, y lo más importante, por el saque. Tu mejor sacador/as no puede repetir el saque antes de que el resto intente el suyo, y eso es un problema. Imaginaros en baloncesto, que alguien no pudiera tirar un triple o un tiro libre, si antes no lo han intentado los otros cuatro componentes del equipo.

Para definir las zonas en iniciación voy a partir del minivoley y voy a argumentar algunas ideas.

Zonas del campo de voleibol

 

La primera cuestión que surge es el tamaño del campo con el número de deportistas. En competición de minivoley juegan 4 deportistas para un campo de 6x6, mientras que al voleibol a partir de infantiles son 6 deportistas para un campo de 9x9. Si hiciéramos una simple regla de tres obtendríamos el siguiente dato:
Quiere decir, que nuestros jóvenes pasa de jugar en 36 metros cuadrados a 81 metros cuadrados en cuestión de un verano ( el que va de alevín a infantil), cuando las matemáticas nos dicen que el paso previo tendría que ser mas cercano a los 54 metros. No discuto esta política, pues hay deportistas que nunca han jugado a minivoley y que lo único que han conocido es el campo 9X9, pero ya nos da una idea de la dificultad de progresar en un primer instante y de la necesidad de trabajar DESPLAZAMIENTOS para cubrir un espacio tan grande.

Dichas cuestiones van a marcar la situación de los jugadores en el campo y su disposición para poder abarcar el mayor espacio posible. En mi concepto esta es la idea, NO SE PUEDE LLEGAR A TODO, HAY QUE PRIORIZAR QUE ZONAS DEJAMOS MÁS DESCUBIERTAS.

Es por dicha circunstancia que desde el inicio defino una nueva zona para mis equipos, muy importante para comenzar el diseño táctico.


Esta zona 8 me va a marcar el sitio de referencia para mandar el balón en los dos complejos KI-KII y poder jugar con unos desplazamientos acorde a las necesidades del juego. Es más fácil "intentar" que el balón llegue a un punto, que este llegue al lugar donde se encuentra los deportistas. Con el paso de los años es más sencillo ir modificando el lugar y así poder ir desarrollando otro tipo de juego.

Cuento una anécdota de MAGU entrenador de Cajasol Dos Hermanas de la SF2. En una charla técnica nos explicaba que su concepto era jugar a la red . Que el balón fuera lo más cercano para poder jugar desde allí con sus atacantes. Y ese modelo lo extrapolaba a sus categorías inferiores. Es otro modelo como podéis comprobar.

¿Cómo vamos a jugar entonces tácticamente? 

En mi modelo primero estudiamos lo que tenemos en casa, el equipo que vamos a entrenar y los mimbre que tenemos. A todos nos gusta una manera de jugar, aquella que desarrollamos como jugadores, o la que vimos que desarrollaba un equipo que nos gustaba al empezar a entrenar, o la de Brasil campeona de todo, etc. 

Siempre hay modelos en los que fijarse y querer alcanzarlos, pero cuidado.

Guardiola tiene una forma de jugar que es atractiva para el espectador, atractiva para los jugadores y reconocible por todos. Cuando ficha por un equipo puede permitirse el lujo de jugar como el quiere. ¿por qué? pues sencillo, si los jugadores que ya tiene en plantilla no hacen o desarrollan el plan que el quiere siempre puede fichar. En el Barcelona lo traía por haber entrenado al filial, pero en el Bayer y en el City ¿Qué pasó? 

Podéis leer las noticias de principio de temporada, hasta la fecha lleva invertidos mas de 400 millones de euros en encontrar SU DEFENSA (pulsar noticia).

¿Vosotros podéis hacer eso? ¿Fichar una colocadora para jugar un 5-1 ? ¿ una receptora que abarque la mitad del campo para jugar con 3 receptoras? me imagino que no. 

Nos queda entonces montar un modelo que nos vaya dando unos pasos progresivos en el sistema táctico que vamos a querer desarrollar en los próximos años.  

Y muy importante, jugar tácticamente a lo que la técnica individual nos permita. Veo equipos que quieren jugar zagueros desde infantiles donde existe una carencia de manualidad importante, y por lo tanto juegan con un error altísimo. Recibir con tres con pasillos de responsabilidad cuando los desplazamientos son nulos , y solo son dos ejemplo.

Es importante ir construyendo estadios donde los deportistas se encuentren cómodos y puedan desarrollar perfectamente el juego que nosotros queremos....hasta ese momento.

Esto no quita la idea de RIESGO de la que hable en Cuaderno de Bitácora. Hay que tomar riesgos, pero con dos dedos de frente. Hemos de evaluar el sentido del riesgo. Cuando queremos pasar de colocadora a turno a dos colocadoras, en algún momento hemos de decir "mañana". Sabemos que nos van a pitar alguna falta de posición, alguna se va a meter a quitar balones a la colocadora, alguna de las dos colocadoras se va a olvidar de ir a colocar, etc. Hemos de evaluar cuantos fallos podemos permitirnos sin que ellas sufran, pero tampoco podemos esperar indefinidamente a que lo hagan perfecto.

En mi modelo al principio no especializaremos a nadie. Es verdad que a todos se nos llena la boca con esta palabra, pero "casi" nadie la cumple. 
  • Alta y delgada, para el centro.
  • Pequeña y revoltosa, libero-receptora
  • Que no hace dobles y ataca mal, colocadora
son algunos estereotipos del voley de iniciación. No voy a justificar nada pues son como los colores, hay de todos los gustos.

Entonces llegamos a que tenemos 10-12 deportistas (algunos dirán "y menos" ) que quieren jugar a voleibol y hemos de enseñarles de alguna manera el juego en el campo.

2. SISTEMAS DE ATAQUE 

Solo los mencionaré, pues la gracia del capitulo es ir explicando como voy armando poco a poco el modelo para que al final terminemos jugando a lo que verdaderamente quiero.

  1. Colocador a turno en zona 3. Podría ser un 6-6 ( todos hacen de todo )
  2. Dos colocadores en zona 3 siempre en la zona delantera (un 4-2) . Solo con permutaciones
  3. Dos colocadores en zona 2 (6-2) . Iniciamos penetraciones.
  4. Un colocador para todo el equipo (5-1)
Esto no va a ser tan lineal, en cada fase introduciremos algunas variantes que nos vayan acercando al siguiente peldaño.

3. ELEMENTOS CONSTITUTIVOS DEL K-1 

Es el momento de empezar a diseñar la forma en que queremos recuperar el saque del contrario. Recuerdo que con la posesión del saque es cuando podremos distanciarnos en el marcador

3.1. RECEPCIÓN DEL SAQUE 

  • 5 RECEPTORAS.

A todos nos enseñaron a empezar a recibir con sistema  W cuando tomamos un equipo en iniciación que no sabe jugar. Cinco jugadores que se disponen de la siguiente forma

                                   

No lo he utilizado, no me gusta ni para recepción ni para defensa. podría decirse LO ODIO.

Creo que debilita el aprendizaje de los DESPALZAMIENTOS y con ello la progresión en la recepción. También crea más interferencias entre los deportistas de los que más tarde necesitaré, por lo tanto no existe en mi modelo táctico.

Cuando recibo con 5 deportistas utilizó el Sistema en Semicírculo pero con la jugadora de 6 en línea.

                    

Lo considero más adecuado para la idea que tengo de juego. En mi caso, el jugador número 3 le aproximó más a la línea de 3m para que ayude en recepción.

IMPORTANTE, todas mis jugadoras reciben. TODAS. Ahora, no todas tienen la misma responsabilidad. Es por ello que hemos de diseñar ejercicios donde esa responsabilidad se ponga de manifiesto y luego podamos pedir durante el juego la realización de las mismas.

En este sistema los jugadores delanteros se ocupan de los balones más cortos o próximos a la línea de 3m, y los zagueros para el resto. Voy estableciendo como modelo la idea de recibir en línea con 3 jugadores principales (los zagueros en este caso).

Además voy estableciendo la siguiente evolución al sistema cuando recibamos con

  • 4 RECEPTORAS.

Según Santos y Molina los sistemas más utilizados con esta modalidad serían:


Sistema en ROMBO y Sistema en SEMICIRCULO

De nuevo no se adecua a la manera que quiero que mis equipos jueguen, y por ello defino

 Sistema DIAMANTE

Evolucionamos desde los 5 receptores a 4 receptores manteniendo la línea entre los tres zagueros. En esta primera versión con colocador a turno en zona 3, y responsabilizando a las jugadoras de zona3 y zona2 de los balones más próximos a la zona de 3m.

La progresión sería a tener dos colocadoras enfrentadas, para así tener una de ellas en zona de ataque. Las disposiciones serían las siguientes utilizando las PERMUTACIONES.


Alguien diría, YA ESTAS ESPECIALIZANDO. 

No voy a convencer a nadie de mi trabajo....pero.... En los dos últimos proyectos con equipos infantiles se elegían cada 2/3 semanas a 4 colocadoras que iban desarrollando dicha labor. Con esto queríamos ,durante la primera fase de la Competición, dotar a todas las jugadoras de los recursos técnicos necesarios para el pase. De esta manera , observábamos a aquellas con mejores cualidades (técnicas, tácticas, físicas y psicológicas ) para ser candidatas finales a dicho puesto.

La R4 no es de mis rotaciones preferidas, y cuando ya tenemos más o menos definidas las jugadoras que van a hacer de colocadoras le damos una evolución más al sistema. Quitamos R4 y empezamos a  enseñar PENETRACIONES con R1. 

Es por esto que en este sistema la colocadora la situamos en zona2/zona3 dependiendo de la rotación.

 

En este momento necesito ya pensar en la disposición de mis jugadoras dentro de un sistema especializado. Hasta ahora todas han sido UNIVERSALES, pero al elegir la colocadora he de definir como distribuyo el resto de posiciones (las receptoras y las centrales).

De las dos disposiciones posibles
Siempre he utilizado la segunda opción.


Volviendo al sistema descrito anteriormente, si tenemos claro las responsabilidades que cada receptora va asumir, dependiendo de la zona en que se encuentre y de la zona desde donde se ejecute el saque. Os lo mostrare.



Trabajo con las receptoras con la cadera recta enfrentándose a la sacadora (es la línea que esta dibujada en cada figura).

  • 3 RECEPTORAS
La progresión sería ahora jugar un 6-2 previo al 5-1 y las situaciones son las siguientes avanzando desde lo que teníamos preparado como modelo.


Evolucionamos hacia 3 receptoras en línea. A la hora de recibir he realizado las dos variantes, esconder a la colocadora zaguera o a la central zaguera, dependiendo de las habilidades de cada jugadora. La jugadora es la que me marca con su ilusión y pasión por entrenar la recepción si esta escondida o no ( recuerdo que en infantiles no hay libero).

De nuevo la R4 la vuelvo a cambiar por R1. Hasta que las centrales saben atacar la Fast o B-ti ( ataque a una pierna) intento obviarla lo máximo posible. Es por esto, que la enseñanza de dicho ataque en mi modelo técnico sea fundamental.

Trabajo las responsabilidades de cada receptora según la siguiente imagen.


Acabamos con el Sistema 5-1 


El triangulo rojo puede ser la libero en categoría cadete. 

En la temporada 2020-21 estoy utilizando como receptora a la jugadora opuesta. Las generaciones me han juntado varias receptoras de ala en el mismo equipo, y ninguna con un perfil de opuesta clara. Mientras trabajo para ello, he modificado dicho planteamiento dejando a la libero con menos responsabilidad en la recepción (solo en R6) y centrando su trabajo en defensa.

En femenino no utilizó nunca 2 RECEPTORAS, puedo darle a una más responsabilidad pero nada más.

3.2 CONSTRUCCION DEL ATAQUE 

Para los sistemas que hemos visto con 4 receptoras tengo estipulados los siguientes ataques.



La utilización de los zagueros es importante en el mundo del voleibol de iniciación. Aunque parezca mentira les es más fácil atacar sin saltar que saltando, y con el balón alejado de la red que cercana a ella. Además la recepción es bastante deficitaria y dificulta el pase a los atacantes delanteros.

No es lo ideal, pero hemos de aprovecharlo para ir compitiendo. Por eso juegos donde se trabaje dicha situación y muchos ejercicios de manualidad para que nuestros atacantes no se hagan daño.

Para el sistema 5-1 con 3 receptoras.


Esto es todo lo que tengo en mi cabeza. Voy progresando paso a paso, no quiere decir que desde el principio se realicen todos los ataques, se tardan años, pero los vamos trabajando. Mi idea es como los puzles, vas haciendo partes por separado y un día encuentras una ficha que une dos zonas construidas.  Para mí esto es parecido.

No utilizo para estas categorías nomenclaturas para indicar el ataque que diseñamos. Indico a mis jugadoras que lo importante es saber que EL ATAQUE VENCE AL BLOQUEO.

Para mi trabajo diario y para el modelo si tengo jugadas predefinidas. Esto podríamos decir que es lo básico que utilizó  como ataque en KI  (las fichas del puzle).







4. CONSIDERACIONES FINALES SOBRE EL ATAQUE 

Las consideraciones respecto de lo que hemos ido definiendo durante todo el manual.

Idea principal, EL ATAQUE GANA AL BLOQUEO.

Idea secundaria, HAY QUE ASUMIR RIESGOS EN EL ATAQUE “CUIDANDO” LA TRAYECTORIA DEL BALÓN.

Con "cuidando", me refiero no atacar por atacar balones sin sentido. Malas colocaciones con balones por debajo de la red, balón por detrás del cuerpo del atacante, pasados o cortos, etc. Tampoco solo los perfectos.

A partir de ahí recordemos lo escrito en diversos momentos.

  • Las virtudes del Ataque era PUNTUAR o en su caso DIFICULTAR DEFENSA RIVAL. 
  • En el complejo KI, PUNTUAR con una buena relación de balones #/=

Estamos ante la necesidad de quitarle la posesión del saque a nuestro rival y necesitamos del ataque para neutralizarlo. Como hemos visto hemos, de apoyarnos de una recepción y una colocación previa, pero si conseguimos que nuestro ataque dinamite el KII rival tendremos mucho ganado en un partido.



sábado, 2 de enero de 2021

Manual de Voleibol. Quaerendo invenietis .Busca y encontraras.

Cuando definía el ciclo de vida del proyecto, uno de los pasos era el control y evaluación de lo que hemos definido. En este punto nos vamos a centrar en la estadística como ayuda para la evaluación del proceso de crecimiento del deportista y por ende del equipo.

Siempre recuerdo el libro de Pepe Díaz, La dirección de equipo. Métodos estadísticos y evaluación competitiva.

La cantidad de tablas que llegue a diseñar para poder recoger la mayor cantidad de información de cada partido, y poder aplicar estas observaciones a los entrenamientos. Las aplicaciones informáticas no existían, el bolígrafo y el papel era la herramienta de cada día. Eso y una calculadora para realizar correctamente los cálculos.

Tenemos que pensar que hoy la información que podemos tener es enorme, internet es un canal abierto a todo y por lo tanto la dificultad está en saber escoger aquello que mejor se adapta a nuestras necesidades.

La mayoría hemos cometido el error de intentar abarcar cuantos más datos mejor, pero de nada sirve sin un propósito determinado. Es por eso que cuando queráis empezar a diseñar un plan de evaluación es importante responderos a estas tres preguntas:

·         ¿Qué buscas?

Datos numéricos que nos den información del comportamiento individual o colectivo sobre alguno de los aspectos del juego. Sobre la práctica que realizamos, vamos anotando una serie de valores codificados que más tarde tendremos que saber interpretar o valorar en función de los objetivos operativos que nos marquemos.

Los datos en principio son solo números, sin ningún significado aparente. Es cuando los compararas o los defines con un sentido, cuando toman conciencia de su valor.

Si yo veo en un equipo que han fallado 5 saques por set, puedo pensar que son muchos. Sin embargo, el entrenador que maneja esos datos puede pensar que son aceptables si definió dicho valor hasta 6 errores, pues van a jugar muy duro al saque durante dicha competición (una fase final donde acceden con el peor ranking).

La definición de estos objetivos operativos te va a hacer buscar en los componentes del juego que tu consideras oportuno. No puedes buscar el número de dobles del colocador contrario, si tu definición ha sido otros errores del contrario (o.e.c). Lo mismo pasa con los datos que tu defines para tu equipo, que en principio tendrían que ser los principales.

En mi caso busco que los datos me aglutinen información sobre:


Es por ello que la toma de datos durante el partido tiene que tener definida cada uno estos apartados, haciendo una valoración (en mi caso numérica) de cada uno de ellos.

Aquellos que utilizan aplicaciones, como el DataVolley (utiliza signos como #, +, /, ¡, =, -) podrán seguir los valores marcados o prefijados por el programa. Yo que no lo utilizo intento asemejarlo con el papel.

Pongamos un ejemplo con el saque (notación numeral):

                0.- Fallo de Saque.

               1.- El equipo contrario recibe fácil. El colocador se mueve uno o dos pasos para colocar y tiene todas las opciones de ataque.

              2.-  El equipo contrario recibe haciendo desplazarse a su colocador más de dos pasos y pierde opciones de ataque.

                3.- Saque directo punto o el equipo contrario recibe mal y no puede devolverla.

Como vemos en este ejemplo, aparecen tipos de balones que tenemos en la cabeza y que no los he puntuado.

¿Qué ocurre con un balón que recibimos y lo coloca de antebrazos un jugador que no es el colocador? Cada uno tendrá que codificarlo. Ideas hay muchas, podríamos ponerlo en el tipo 2 añadiendo la explicación o crear un tipo 3 para esta situación y el que definimos como 3 pasarlo a 4.

¿Y si el colocador es muy bueno, da más de dos pasos, pero arriesga y pone primeros tiempos? Igual, codificáis el valor que vais a tomar para dicha circunstancia y a partir de ahí lo aplicáis.

Hay que tener claro lo que buscas, y entonces será más fácil definir qué aspecto del juego vas a seguir en el partido. Y no preocuparos por empezar llevando una o dos cosas y poco a poco ir aumentando. Cuando uno empieza comete muchos errores, y uno de ellos es perderse en el partido si llevas mucha estadística. Si es así, graba el partido para luego confirmar que los datos que tomaste tienen la precisión qué quieres.

No pasa nada, Cesar Hernández uno de los mejores scout del voleibol dice, que lo primero que hace cuando vuelve a observar el Data del partido es depurar el código (repasa las líneas de código por si algo está mal) y sincroniza el video con el código para tener una mejor visión de todo. Es decir, tu estas metiendo en tiempo real los datos del partido (en nuestro caso en el papel) y hemos podido anotar algo incorrecto (imagínate que la recepción es de la nº 13 pero al pulsar o escribir se lo hemos puesto a la nº 3 que salió a un saque). Se corrige y tan tranquilo.

·         ¿Qué encuentras?

Si nosotros tenemos definidos unos Objetivos Operativos para nuestro equipo, es fácil encontrar a simple vista que hemos cumplido o que no hemos cumplido. Donde reside la fortaleza de nuestro juego y donde esta nuestra debilidad. Podemos vislumbrar algún objetivo de oportunidad para la mejora y estar atentos a la posible amenaza que se puede presentar en cualquier momento. Hemos de analizar nuestro juego y ser reales con los valores que ponemos, no engañarnos. Es verdad que cuando jugamos en una nueva competición o categoría, somos un poco nuevos en cómo se va a desarrollar nuestro juego (que muchas veces depende de la complejidad del rival). No es lo mismo jugar para ascender de 1ª Nacional a SF2 que jugar para no descender de SF2 a 1ª Nacional.

Es por esta situación que dichos objetivos tenemos que revisarlos durante los primeros partidos de la competición, y sería conveniente que pudieras jugar el mayor número de partidos amistosos durante la pretemporada e inicio de la competición para cargar de datos nuestra base.

Aquí os dejamos una idea con gamificación.

Si a esto le puedes añadir un gráfico radial como el de la figura, sabemos lo cerca o lejos que nos hemos quedado de nuestra consecución.

·         ¿Cómo lo aplicamos?

Una vez que hemos encontrado el DAFO de nuestro juego, gracias a los Objetivos Operativos, tenemos que plantear las sesiones de entrenamiento de acuerdo a analizado en esa fase.  Esta parte la vamos a definir como Microestructuración.

Cuando acabamos el partido y conseguimos tener una idea clara de cómo hemos jugado, analizando todas las variantes que tenemos a nuestro alcance, es el momento de comenzar a pensar en la semana de trabajo. Organizar todo el trabajo respecto de los datos que tenemos y el rival del próximo partido.

Alguno diréis, pero en iniciación muchas veces tenemos poca información de los rivales. 

Pues hay que buscar algo. Desde redes sociales, a preguntar a entrenadores de otros equipos, ver el partido de la primera vuelta, mandar ayudante a grabar un set semanas anteriores, saber quién es el entrenador y sus gustos, etc.

Con esta información hemos de buscar nuestros objetivos físicos, técnicos y tácticos para esa semana. Y eso lo vamos a llevar a cabo de la siguiente forma:

El microciclo de la semana consta de 3 fases:

1.       Recuperación de la competición. Donde vamos a trabajar el aspecto físico y el técnico analítico para corregir los desajustes producidos en el partido. Todo ello llevado a situaciones de juego global, reforzando nuestras fortalezas e incidiendo de nuevo en las situaciones de corrección (comenzar el juego con un balón que nos creó dificultad en los últimos partidos, como un free a zona 1).

2.       Estimular hacia la competición. Sin olvidar la preparación física vamos trabajando técnica de una manera más sintética, poniendo de nuevo el dedo sobre los problemas suscitados durante los últimos partidos (ejemplos:  mala recepción o desajuste en defensa). Acabar jugando global sobre una progresión sobre el planteamiento del entrenamiento. Es el momento de ir introduciendo conceptos sobre el equipo contrario, ideas generales sobre su juego.

3.       Estabilizar hacia la competición. Es importante que organicemos el entrenamiento pensando en lo que nos espera en el próximo partido, con la información del rival y también con la nuestra. Solo podemos depender de lo que nosotros hagamos de momento, del rival poco podemos hacer ahora. Es aconsejable dos o tres ejercicios de calentamiento con buen control de balón y desplazamiento por parte de los deportistas, aumentando la dificultad e intensidad. Buscando objetivos claros que vayan a utilizarse a posteriori. Es el momento de trabajar más táctico, empezando con algún ejercicio sintético para acabar con global.

Hemos de prestar atención a los errores técnico-tácticos que se cometieron, esos de los que dijimos que había que apuntarlos y trabajarlos en los entrenamientos. Importante recordar concentración para los errores que eran imperdonables. Todo tendrá que estar organizado y estructurado en cada sesión.

Como no sabemos cómo se va a desarrollar toda la semana, sería bueno dejarla organizada desde el principio.

Definir los objetivos del trabajo a realizar respecto del análisis que tenemos, distribuir las cargas respecto de los días de entrenamiento y escribir la sesión con los ejercicios elegidos y su organización. Sería recomendable que os tomarais un tiempo después del entrenamiento para anotar las dificultades que se han producido, el trabajo que no se ha podido realizar o los cambios que se han introducido. De esa manera, y el tiempo o lo permite, poder redefinir el entrenamiento de la siguiente sesión.

Esto no es matemáticas que 2 + 2 = 4 , alguno de los trabajos que no se han realizado o no han salido como se esperaban pueden ser la clave para lo diseñado al día siguiente. No dar nada por supuesto y repasar lo definido a principio de semana.

Recuerda que a veces complicamos los entrenamientos debido a tener demasiadas variables en los ejercicios, o por no tener el grupo asimilados los conceptos. No intentes abarcar más de lo que el grupo pueda, simplificar puede ayudar y mucho al trabajo que queremos realizar, y con ello conseguir los objetivos que nos propusimos.


Capitulo anterior

Índice  Manual

Capitulo siguiente

miércoles, 16 de diciembre de 2020

Manual de Voleibol. Modelo de Juego. Organización

La Táctica consiste en saber hacer, cuando hay algo que hacer; 

la Estrategia en saber qué hacer, cuando no hay nada que hacer.

Tartakover (1887-1956), Gran Maestro Ajedrez.

7.1 La Organización Estratégica.

En el apartado 4.2 presenté los puntos que incluyo en el Modelo de Juego, documento fundamental para el desarrollo del voleibol en un equipo. Es el momento de poner en marcha dicho proyecto a lo largo de la temporada.

En este capitulo definimos la forma en que trabajo la parte de Planificación de todo el Modelo. Intentaré que comprendáis la necesidad de realizar un trabajo diario, complementado con el de antes y después de la temporada.

En mi caso son muy importantes el antes y el después, que son los periodos de pretemporada y postemporada, pues al no existir competición podemos desarrollar el plan de una forma más lineal, y además hemos de pensar que los deportistas pueden seguir formándose para jugar al voleibol sin el estrés de la competición. Es el momento de trabajar para afianzar los gestos

·         Antes de comenzar la temporada tenemos que repasar el modelo de juego para adecuarlo al equipo y club donde vayamos a implantarlo. Marcar las partes que han de ser redefinidas y adaptadas a la nueva situación, los ejercicios que pueden tener complejidad en un primer momento, estudio del calendario escolar de la temporada (fiestas escolares, nacionales y vacaciones), obtención del calendario de competición lo antes posible, información de la plantilla, horarios durante la temporada, instalación, material e información sobre los rivales.

·         Cuando finalizamos la temporada hemos de recoger en una memoria todo lo realizado durante ella. El cuaderno de ejercicios donde se anotaban las sesiones de entrenamiento complementará dicha memoria. Se incluirá en el modelo técnico aquellos ejercicios diseñados durante los meses de entrenamiento, así como propuestas de mejoras o modificaciones de partes del modelo para estudio de la Dirección Técnica.

Vemos aquí la importancia del modelo al vertebrar toda la organización de nuestro trabajo. Tener una idea general de cómo vamos a desarrollar nuestro trabajo a lo largo de la temporada. Recordad lo siguiente:



·         Planificación: Sería la primer fase en la cual se establecerá la estructura del proceso “atendiendo a aspectos más globales,  como objetivos, técnicas y métodos así como evaluación y control”.

·         Programación: A partir del objetivo propuesto en la planificación, se determina una organización dándoles un orden y distribución en el tiempo basándose en los criterios específicos de la teoría del entrenamiento.

·         Periodización: En esta se establece la secuencia y temporalidad de los contenidos, considerando la distribución de las cuatro variables claves del entrenamiento:  la frecuencia, volumen, intensidad y densidad, que además se condicionan.

Cuando hablamos de PLANIFICACIÓN muchos de vosotros solo pensáis en la PERIODIZACIÓN (ese documento donde ponemos MACROCICLO-MESOCICLO-MICROCICLO). Como veis es mucho más que eso, necesitamos de un PLAN y el MODELO no ayuda.

Hemos de ir desarrollando las partes (fases) de dicho plan y todo en ciertos momentos (periodos) de la temporada.

En iniciación podríamos resumir en los siguientes periodos:

  1. Pretemporada. Lo recomendable es un periodo seis semanas como mínimo de preparación del equipo, desde que comienzan los entrenamientos tras la vuelta de vacaciones y antes de la competición. Si esta comenzara antes, yo recomendaría continuar con el plan establecido. En ella hemos de trabajar la preparación física general durante dos-tres semanas para más tarde pasar la especifica del voleibol. Comenzamos con un trabajo técnico a través de ejercicios analíticos para ir progresando por el sintético hasta el global, incorporando durante esta progresión la táctica del juego. La utilización del volumen y la intensidad en los entrenamientos es fundamental para conseguir avanzar durante este periodo. Los torneos y partidos amistosos ayudan a comprobar el estado de los deportistas, así como el nivel de juego de nuestro equipo.
  2. Competitivo I. Una vez acabada la Pretemporada es el siguiente periodo que nos encontramos. Tenemos que tener cuidado donde marcamos su inicio, pues en algunos casos y en iniciación más claramente, no tiene que coincidir con el inicio de la competición propiamente dicha. Comprender que las competiciones empiezan en algunos casos, antes de las 6 semanas que hemos indicado anteriormente, y tenemos el eterno problema de ¿qué hacemos?  Mi idea, si es un equipo federado de categorías inferiores, empezar dicho periodo a mitad de octubre. Es verdad que algunos ya estáis compitiendo, pero podemos incluir un periodo precompetitivo que coincida con el calendario de competición y la pretemporada. Es en ese momento cuando la táctica toma prioridad en los entrenamientos, así como el aumento de la intensidad. Duraría hasta las fiestas de Navidad. Cuando tenemos competición utilizaremos el trabajo de “partido a partido” tan de moda con Diego Pablo Simeone. A esto lo definiremos Microestructuración (pulsar) como modelo de planificación durante este periodo. 
  3.  Transitorio. Nuestros jóvenes deportistas necesitan un descanso y recuperar las fuerzas después de un largo trimestre. No solo sufren de un estrés deportivo, también los estudios fatigan y mucho, ya que durante finales de noviembre y principios de diciembre tienes los exámenes del curso escolar. Todos tenemos que ser conscientes de ello y hay que recalibrar para beneficio del equipo. Parte del éxito de la segunda parte de la temporada estriba en cómo afrontar estos días. Coincidiendo con la finalización del año podemos tener unas semanas (sería aconsejable unas 3) para que el equipo respire y tome nuevos retos/objetivos. Es el momento que el entrenador revise los objetivos operativos (hablaremos en el próximo capítulo) y analice la desviación producida, para así corregir en los entrenamientos aquellos que más deficiencias produce en nuestro juego. Es el momento de volver a rediseñar y programar la evolución de los deportistas y del equipo en general. Nuevos ejercicios, modificaciones tácticas, especialistas en el juego, no podemos pensar que ya no podemos hacer nada y de esa forma podremos dar alguna sorpresa.
  4. Competitivo II. Sería como el periodo competitivo I, pero hasta finalizar la competición en la cual participamos.
  5. Postemporada. El voleibol es un deporte que acaba “demasiado” pronto. Mucho equipo a mediados de abril ya tiene acabada su competición, y eso penaliza la progresión de nuestros deportistas. Hay que seguir trabajando con el mismo esmero que durante los meses de competición, pues el mes de septiembre está muy lejos. Es el momento de trabajos individuales en la mejora técnico-táctica de nuestros deportistas, con mucha menos presión debido a la falta de partidos, y continuar con el desarrollo físico de estos. Hoy en día con el Voley Playa parece que todo está solucionado, pero ojo, es otro deporte totalmente distinto al que nosotros jugamos. Complementario, vale, pero busquemos similitudes y beneficios para el nuestro. Yo aconsejo seguir jugando partidos amistosos hasta finales de junio, ligas de primavera, Torneos de fines de semana, etc. Esto ayuda a crear unión y cohesión entre los deportistas, que agradeceremos en temporadas sucesivas.

Recordad del principio, cuando no tenemos competición es cuando podemos trabajar con más tiempo y diseñar con un margen mayor, a no depender de los partidos.

Esta organización en nuestro modelo vienes reflejada en el diseño de dos documentos importantes dentro del modelo

•       DISEÑO TÁCTICO. La disposición que va a adoptar el equipo en cada uno de los dispositivos del juego (KI-KII-KIII-KIV). Las variantes que se tienen de cada una de ellos, las soluciones y cambios disponibles, la utilización y diseño de la plantilla y un largo etcétera que va aumentando según crece el nivel del equipo. Corroboro la idea de que el nivel táctico lo da el nivel técnico que tengamos (no podemos dirigir el saque sin un control técnico del saque). Parece que un entrenador tiene como misión enseñar el sistema de juego 5-1 o recibir en W, para mi es mucho más. Los entrenadores tendríamos que saber jugar con una disposición de acuerdo al nivel de juego que nuestros deportistas tienen. Pero todos rápidamente queremos abandonar el juego con colocador a turno, para poner un solo colocador.

•       DISEÑO TÉCNICO. Ya hemos hablado en el punto 6.1 Virtudes y Errores, definidos por Gestos Técnicos y por Complejos. En este caso añadiría un manual con ejercicios diseñados en consecuencia con el modelo que queremos desarrollar.

7.2 Los entrenamientos

Nuestro día a día va a ser ir desarrollando el trabajo en cada uno de los entrenamientos. Hemos de ir construyendo el juego que nosotros queremos durante cada sesión que tengamos disponibles. En los cursos que imparto siempre digo lo siguiente, hay que preparar todos los entrenamientos de los que disponemos y recalco, nunca darlos por perdidos de antemano (un ejemplo, van a faltar por exámenes varios  jugadores, con lo que son pocos para completar un entrenamiento). Hay entrenadores que lo suspenden sin más. Se pueden reconvertir en sesiones individualizadas, partidos amistosos con equipos del club, completar con jugadores de categorías inferiores, etc. 

Además, no dar por sentado que no hay que enseñar algún aspecto técnico pues ya fue enseñado con anterioridad. Hay aspectos que pueden perder eficacia de no utilizarlos habitualmente. Creemos que lo tienen aprendidos de otros años, que ya las tienen aprendidas, y nos sorprendemos.

En los entrenamientos es donde podemos enseñar a nuestros deportistas lo que queremos de ellos, lo que tenemos escrito en nuestro modelo, como se interpreta y como queremos que se ejecute. Parece increíble pero no siempre tienen todos tan claro lo que nosotros queremos de ellos.

Sería bueno que tuviéramos un documento resumen, si es con una presentación mejor, donde puedan consultar el modelo que estamos construyendo. En el caso de modelos técnicos, ya hemos comentado la utilización de videos como ejemplos.

Cuidado con los ejercicios que planteamos. Algunos de ellos pueden no tener similitud con el juego, y los jugadores resuelven dicho trabajo en los entrenamientos pero después no son capaces de ejecutarlo en los partidos. No enseñamos a resolver ejercicios en los entrenamientos, si a preparar a los deportistas para el juego. .

Creo que todos hemos de intentar hacer lo más parecido posible los entrenamientos al juego, evolucionar los ejercicios a lo largo del entreno y mostrar a las deportistas situaciones de diversas dificultades que son habituales. Sería ideal aprender solo jugando, pero es bastante difícil.

En mi caso divido el entrenamiento en 3 partes.

  1. Trabajo de entrada en calor, desplazamientos y técnica. Desarrollado tanto de forma individual, parejas o tríos. Mejora de los gestos técnicos para poder solucionar las situaciones individuales que se presenten durante el juego (siempre tienen un factor táctico cuando se introduce el concepto de partido).
  2. Trabajo de relación entre gestos técnicos y preparación física integrada.Donde los ejercicio sintéticos tienen gran relevancia.
  3. Trabajo global , situaciones de juego (con puntuación y sin él) y vuelta a la calma.

Cada entrenamiento está marcado por un objetivo principal y uno secundario, y todo se desarrolla en torno a ellos.

No me gusta que se paren los entrenamientos para dar explicaciones o charlas, aprovecho los tiempos de beber agua o recoger balones para informar o corregir los errores que se están cometiendo. Lo ideal es tener un ayudante que te facilite esta labor, pues puede dar este feedback a los deportistas durante la ejecución del ejercicio.

Como nos marcamos unos objetivos, hemos de tener claro la prioridad del entrenamiento.

¿Qué quiero decir con esto?  Si tenemos como objetivo la recepción, y la acompañamos con ataque (indicando a los deportistas que practiquemos ataque línea o diagonal), tenemos que priorizar en las correcciones del gesto de recepción. Eso no quiere decir que ataque como les dé la gana a nuestros deportistas, pero no podemos descuidar la recepción para centrarnos en el ataque.

Es bueno enseñar a nuestros deportistas una técnica en Autoinstrucciones para poder desarrollar cada vez mejor el trabajo en los entrenamientos.

El objetivo de esta técnica radica en producir cambios cada vez más positivos en el deportista. Modificar la conducta del deportista ante ciertas metas-retos-objetivos e interiorizar mediante un dialogo verbal la herramienta necesaria para desarrollar la técnica necesaria para su ejecución. Sería unos pensamientos, rutinas, ideas a desarrollar antes de la ejecución (pueden tener una relación a las claves de cada gesto).

Pensad en las rutinas “manías” que Rafael Nadal utiliza antes de ejecutar un servicio o como se seca los brazos con las toallas antes de un punto importante. Nuestros deportistas tendrían que ir adoptando estas autoinstrucciones que le van a facilitar la atención, la concentración y les reducirá la impulsividad-ira ante las dificultades propuestas.

Es importante convencer a nuestros deportistas en trabajar con exigencia en los entrenamientos, la cultura del esfuerzo a de ser una virtud en todo el equipo (comenzando por el entrenador). De esta forma el trabajo desarrollado en las sesiones irá poco a poco asentándose y hará que nuestros deportistas progresen en la dirección marcada por nuestro modelo de juego  

7.3 Los ejercicios

La base para poder realizar una sesión de entrenamiento está en la realización y organización de los siguientes elementos:

  •  Juegos: Actividad espontánea y libre, con reglas pactadas y tiempo ilimitado, que produce placer y cuyo fin se haya intrínseco al mismo (jugar por jugar).
  • Tareas: Actividad dirigida, comprendida en un programa de objetivos. El entrenador limita de forma variable la actuación por parte del jugador, de forma que cuando más intervenga limitando esa libertad , la acerca más al carácter de ejercicio. Tiempo actuación controlado.
  • Ejercicios: Actividad programada pormenorizadamente para la consecución de unos objetivos concretos. Presenta un grado máximo de intervención por parte del entrenador respecto a los criterios de ejecución, tiempo, espacio y resto de aspectos formales y funcionales.

En este apartado nos vamos a centrar en la diseño y organización de los ejercicios, así como en el tipo de ejercicios del que disponemos para nuestro trabajo diario.

7.3.1 EL DISEÑO y las reglas que hemos de seguir. 

  1. CONTROL DEL TIEMPO. Aun siendo dependiente de muchos factores los ejercicios (J.Fotia: nº repeticiones, por puntuación, por objetivo y por tiempo) , podemos estimar cuando un ejercicio empieza a surtir efecto dentro del entrenamiento y cuando a partir de un momento cae en monotonía (anotar en el cuaderno de observaciones el tiempo utilizado para la próxima vez). Todos entendemos que calentar por tríos ataque-defensa 5 minutos puede ser insuficiente, pero tenerlos 30 minutos puede ser excesivo. Ahí está la pericia del entrenador para sacar provecho a dicho ejercicio y utilizar diferentes variantes si al final queremos tenerlos tanto tiempo.
  2. CONTROL DEL ESPACIO Con ello queremos indicar el espacio a utilizar por los jugadores en su realización, la utilización de red o no, número de balones y participación de entrenadores o auxiliares.
  3. CONTROL NÚMERO DE JUGADORES. La rotación de los jugadores es muy importante, por eso dependemos del número que haya en la pista. Hemos de tener claro que las filas de jugadores y las esperas prolongadas no favorecen el buen funcionamiento de los ejercicios. Es bueno que los ejercicios sean dinámicos en cuanto al número de toques y repeticiones de cada jugador.

 En el diseño también incluimos EL NOMBRE DEL EJERCICIO. Es mucho más fácil hacer luego referencia a él, con solo nombrarlo, que teniendo que explicar en cada momento que lo utilicemos. Perdemos tiempo importante para el progreso de nuestros deportistas y además ellos lo identifican mejor. 

 Hay que tener cuidado al diseñar los ejercicios de cómo funcionan en realidad dentro de la pista. Hay ejercicios que siguen buenos planteamientos en cuanto a las tres reglas anteriormente citadas, pero al llegar a la pista la cosa no funciona. Hemos de comprobar en pista las deficiencias que surgen y rediseñar para obtener el ejercicio perfecto.

Según McGown (2000) en Building a Winning Team, un ejercicio que funcione tiene que tener las siguientes características:

1.                  Ser Competitivo.

2.                  Tener un objetivo claro.

3.                  Ser lo más parecido al juego.

4.                  Involucrar al máximo número de jugadores.

5.                  Favorecer el mayor número de repeticiones.

6.                  Ser simple.

7.                  Tener metas cuantificables. 

Hemos de diseñar en la línea de la progresión y evolución de los gestos técnicos. Los ejercicios son un medio para que nuestros jugadores alcancen el juego que hemos definido en nuestro modelo. Tenemos que facilitar este desarrollo con ejercicios que se vayan complementando. Pensad, los ejercicios tienen que salir del análisis de nuestro juego, de las virtudes y errores que cometemos.

 Seguiremos los principios definidos en nuestra secuencia de aprendizaje:

  • Ir de lo simple a lo complejo. 
  • Ir de lo conocido a lo desconocido.
  • Ir de lo concreto a lo abstracto. 
  • Ir de lo particular a lo general.
  • Plantear soluciones a problemas. 

Una parte importante de este diseño viene marcado por la utilidad del ejercicio para poder sacar información de los gestos técnicos que se realizan. El ejercicio no se pone a los jugadores y ellos lo realizan como pueden, unos mejor y otros peor, tiene que proporcionarnos variables a estudiar sobre el desarrollo del mismo. Los ejercicios están diseñados para realizarlos con una correcta ejecución técnica. Si eso sucede todo es fácil y el entramado organizativo es fácil de ejecutar por parte de los jugadores. Es por ello que podemos detectar fácilmente errores y corregir inmediatamente cuando la dificultad aparece.

 También podemos diseñar ejercicios para evaluar el progreso y evolución de los jugadores, alcanzando ciertas metas propuestas al inicio de él. La dificultad técnica en los gestos técnicos o en los dispositivos táctico llevan a los jugadores progresar en el juego. De esta forma podremos controlar el trabajo que se realiza y la carga tanto física como mental.

Introducir variantes en los ejercicios, por pequeñas que sean, hacen que el jugador encare el trabajo de otra manera. Focaliza de nuevo su atención en elementos técnicos o tácticos que creía asimilados, pensando en los nuevos retos presentados y en la oportunidad de demostrar la adquisición de dichas técnicas.

7.3.2. Tipos de Ejercicios:

 ·         ANALÍTICO: es un trabajo donde desarrollamos la técnica de los jugadores. Se realizan las repeticiones necesarias para que el jugador tome conciencia del gesto técnico, así como las correcciones que se necesiten. El ensayo-error es el principal método, y el tiempo un aliado IMPORTANTISIMO. Se trabaja por parejas o grupos pequeños (3/4), sin utilización de la red (solo como referencia) y solo un par de gestos técnicos como máximo. La dificultad y complejidad de los ejercicios será la que haga que nuestros jugadores MEJOREN en su nivel TÉCNICO.

·         SINTÉTICO: es un trabajo donde vamos a mejorar y reafirmar nuestras habilidades técnicas y construiremos una táctica individual importante para el equipo. Nuestra construcción Táctica como conjunto va a depender y mucho, de la individual de cada uno de nuestros jugadores. Los ejercicios se apoyarán sobre el campo y la red, no serán necesarios todos los integrantes de la plantilla, y se trabajarán dos o tres aspectos técnicos con una carga táctica (Juegos reducidos/parte del juego).

·         INTEGRAL o GLOBAL. Es un trabajo más Táctico, donde las habilidades Técnicas se ponen de manifiesto para poder mecanizar la armonía del grupo. Este trabajo se realiza dentro del campo de juego, con la red por medio y con casi la plantilla al completo. Se trabajan varios de los gestos técnicos aprendidos, y gracias a la repetición y corrección conseguimos parecernos a lo que queremos jugar en los partidos.

El paso entre ejercicios analíticos, sintéticos y globales tiene que estar marcado y diferenciado claramente y su utilización en cada momento del entrenamiento nos ayudará en la enseñanza que queremos para nuestros jugadores.

En mi caso el diseño de ejercicios viene marcado por unos objetivos generales basados en la filosofía del Modelo de Juego descrita con las 3R´s (Ritmo + Riesgo + Repeticiones)  y las 3P´s (Paciencia + Perseverancia + Práctica). Recordad el capítulo 5. Cuaderno de Bitácora.

Una parte importante de este diseño viene marcado por la utilidad del ejercicio para poder sacar información de los gestos técnicos que se realizan. El ejercicio no se pone a los jugadores y ellos lo realizan como pueden, unos mejor y otros peor, tiene que proporcionarnos variables a estudiar sobre el desarrollo del mismo. Los ejercicios están diseñados para realizarlos con una correcta ejecución técnica. Si eso sucede todo es fácil y el entramado organizativo es fácil de ejecutar por parte de los jugadores. Es por ello que podemos detectar fácilmente errores y corregir inmediatamente cuando la dificultad aparece.

También podemos diseñar ejercicios para evaluar el progreso y evolución de los jugadores, alcanzando ciertas metas propuestas al inicio de él. La dificultad técnica en los gestos técnicos o en los dispositivos táctico llevan a los jugadores progresar en el juego. De esta forma podremos controlar el trabajo que se realiza y la carga tanto física como mental.

Introducir variantes en los ejercicios, por pequeñas que sean, hacen que el jugador encare el trabajo de otra manera. Focaliza de nuevo su atención en elementos técnicos o tácticos que creía asimilados, pensando en los nuevos retos presentados y en la oportunidad de demostrar la adquisición de dichas técnicas.

7.3.3. La organización de los ejercicios.

La experiencia a lo largo de estos años me ha hecho ver, que en entrenamientos de otros entrenadores ciertos ejercicios similares a los nuestros, salen mejor o peor solo por como lo organizan. Y esto incluye:

·         La forma en que se explica,

·         Las indicaciones que da,

·         La situación de auxiliares,

·         Los sitios de espera de jugadores,

·         Las rotaciones entre puestos y el momento en que se realizan,

·         Complejidad del ejercicio y ejercicios previos de asimilación al propuesto.

El desarrollo del ejercicio en pista tiene una gran complejidad cuando se presenta como novedad entre los deportistas. Es el momento de armarse de PACIENCIA para observar como lo van poniendo en PRACTICA, ser PERSEVERANTES en el trabajo y no decaer en desilusión ante los malos comienzos. Tiempo al tiempo compañeros.

Es importante la SEGURIDAD a la hora de la realización de los ejercicios. Hemos de evitar riesgos y lesiones innecesarios de la práctica del voleibol. Cuidado con: 

  • Los carros de los balones. Su posición en el campo, así como la recuperación y entrega por parte de los deportistas de los balones.
  •  Obstáculos peligrosos, como postes, bancos, mesas, sillas.
  • Falta de precisión del deportista. Atención a los golpeos y desplazamientos.

Como todos ya sabéis, esto tiene que estar integrado dentro del Modelo de Juego. Entonces tiene que existir ejercicios con una base común para todos los equipos del club. La dirección deportiva marcará la línea de trabajo que llevarán y los entrenadores actuarán en consecuencia con ella. Estos ejercicios serán en la mayoría de trabajo técnico, incidiendo en el modelo que se quiere conseguir para el club.

En este punto cobra especial importancia, el tener dichos ejercicios con nombres. De esta forma pueden referirse a ellos con los jugadores y entre los propios entrenadores. En las jornadas de especialización son de vital importancia, ya que en los calentamientos ayudan a la organización en el menor tiempo posible, debido al conocimiento de todos. Muchos entrenadores tienen ejercicios que son casi iguales, salvo pequeñas variantes, y estos son candidatos a engrosar la batería del club.

Ya hemos dicho que en el deporte nada es fijo, y este grupo de ejercicios tendrá que ir aumentando con el tiempo. La dirección técnica propondrá a los entrenadores diseños de ejercicios que complementen los ya existentes. Aquí entra de manera importante la formación de los técnicos. La aparición de nuevas ideas al estar en contacto con distintos entrenadores surge de manera espontánea.


Capitulo anterior

Índice  Manual

Capitulo siguiente